Blog

Gracias y una pequeña crónica de nuestro viaje a Cuba

Jun 29, 2015

Querid@s Amig@s de Puentes hacia/desde Cuba:

Antes que nada, queremos darles las gracias a todos los que nos escribieron comunicándonos su entusiasmo por nuestro proyecto. Nos conmovió que algunos nos escribieran en los primeros momentos después de lanzar el sitio web el 8 de junio. Fue emocionante saber que entre cubanos, tanto de la isla como de fuera de la isla, junto con los que no son cubanos pero sienten un vínculo fuerte con Cuba, haya muchos que creen que estamos dando un paso positivo al querer tender puentes y levantar el embargo emocional. Nos complació mucho que varios de ustedes se ofrecieran a ayudarnos.

No pudimos responderles más rápido porque la página se lanzó en los días que andábamos preparando nuestro viaje a Cuba. Hacía años que Richard y yo hablábamos de ir juntos a Cuba. Al fin llegó el momento. El trece de junio nos encontramos en el aeropuerto de Miami. Nos dijeron que llegáramos cinco horas antes de la hora de partida. Resultó ser un buen consejo. Varios vuelos salían para La Habana al mismo tiempo. Después de hacer el check in, las colas que se hicieron tan largas que llegaban hasta la entrada del aeropuerto. En mayo habríamos visto a la gente que iba a la Bienal de La Habana. Pero a mediados de junio, ya empieza la temporada baja de turismo en Cuba. Hace demasiado calor para los extranjeros. Nuestro vuelo estaba lleno sólo de cubanos llevando regalos para sus familias, además de nosotros dos, ansiosos de compartir nuestras Cubas.

1a Departure to Havana, Miami airport, June 2015

Richard ya había viajado a Cuba anteriormente con su madre, mientras que yo había viajado casi siempre sola, yendo algunas veces con mi esposo y mi hijo, pero nunca con mis padres que todavía no han querido volver. Sabíamos que hacer el viaje juntos iba a ser emotivo para ambos. Si han viajado a Cuba, saben que un día en Cuba equivale a unos diez días en cualquier otra parte del mundo. La vida se vive con una intensidad única e indescriptible en la isla.

En La Habana, paramos en una “casa particular” en el edificio donde viví de niña, que está a media cuadra de la sinagoga del Patronato. El apartamento es el negocio de nuestros antiguos vecinos, que orgullosamente nos mostraron como la ducha tenía agua caliente y fría automática, así que no haría falta calentar agua en la estufa para luego bañarse con cubos de agua, como acostumbran la mayoría de los cubanos. Tan pronto nos acomodamos, salimos a dar un paseo largo por El Vedado, brillante con los flamboyanes anaranjados que florecen en estos días del año. Le mostré a Richard el parque donde jugaba de niña, que tiene una glorieta que no ha cambiado en tantos años.

ruth-richard-patronato-june2015

Al día siguiente, acompañados por un amigo historiador, Gerardo Hernández, y su esposa, Amarilys, nos fuimos a andar La Habana Vieja. Vimos los proyectos de restauración del Capitolio, idéntico al de la capital de los Estados Unidos, y la Manzana de Gómez, la primera galería comercial que hubo en Cuba, que una vez alojó muchas tiendas elegantes. No hay duda de que las joyas arquitectónicas de La Habana se están renovando. Pero cuando caminamos por la Calle Muralla, famosa por sus negocios judíos, vimos las puertas cerradas de tiendas abandonadas y sentimos la tristeza fantasmal de los que se fueron hace tiempo.

closed-stores-on-calle-muralla-havana-cuba-june-2015-img_2670

Estaba anocheciendo en La Habana Vieja cuando empezó a llover, un aguacero que sólo se ve en Cuba; lluvia cayendo de una forma que parece que se vaya a acabar el mundo. Nos albergamos en el lobby del Hotel Plaza, al lado de una jaula de cotorras chillonas. Perdimos todo sentido del tiempo hasta que de nuevo pusimos un pie en la calle.

Seguía lloviendo ligeramente. No había ningún transporte. De la nada apareció una mujer taxista y dijo que estaba disponible. Y su nombre era Bienvenida.

Bienvenida me pareció tan amable que se me ocurrió pedirle que nos llevara a Cienfuegos, donde teníamos programado ir luego para visitar a la familia de Richard. Ella nos dijo que no conducía fuera de La Habana, pero que no nos preocupáramos, ella nos ayudaría a encontrar a alguien que nos resolviera. Y así mismo fue, ella se puso en contacto con otro taxista y él a su vez se puso en contacto con otro chofer, Eduardo, que hacía poco había decidido dejar de trabajar para el gobierno y hacerse chofer independiente.

No podíamos haber pedido un chofer más profesional y cordial. A la mitad del camino, paramos en un restaurante familiar en la carretera llamado Paladar Km 50, donde el menú era en pesos cubanos en vez de en moneda convertible, para que fuera más accesible a los cubanos de la isla. Nos imaginamos el marketing de este restaurante dentro de unos años: “De la Granja a la Mesa.” Las gallinas y los puercos y los platanales y las yucas estaban a pocos kilómetros. Una comida completa, acompañada por una ensalada y una generosa porción de arroz congrí, costaba el equivalente de $3.50. Aunque el restaurante solo disponía de diez mesas, cada mesa tenía su número, como si estuviera en pleno Nueva York. Escuchamos a la camarera refiriéndose a nuestra mesa como “la número cinco.”

En Cienfuegos, Richard fue recibido por su familia extensa con gran amor, la hermana mayor de su madre llena de puro cariño, abrazándome a mí también como si me hubiera conocido toda la vida. Pasamos un día visitando los pueblos azucareros de Espartaco y Palmiro, de donde viene su familia, y le hicimos una visita a su primo, que lleva el apodo de El Curro, y que tiene una granja llena de matas de mango que florecían con exuberancia. Un periodista y un fotógrafo de Associated Press nos acompañaron en este recorrido. Al regresar descubrimos que el reportaje ya había llegado al New York Times. Se puede leer aquí: http://www.nytimes.com/aponline/2015/06/19/world/americas/ap-cb-cuba-poets-journey.html?_r=0

1a Cuba June 2015-IMG_2911

Luego por la tarde, Orlando García, escritor e historiador, y viejo amigo, nos invitó a conocer escritores y músicos de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas) de Cienfuegos. Era la noche de la Peña de Candelario Alvarado, llamada por él “Escritrova,” porque combina escritura y música de trova. Mientras compartíamos poemas entre canciones durante las “cortinas musicales,” la lluvia hizo que nos fuéramos apretándonos bajo el tejado, creando un círculo más íntimo.

1a Gathering with writers and musicians, Cienfuegos, Cuba,

Por la noche nos reunimos con algunos primos de Richard en El Muelle de Cienfuegos y hablamos del futuro y de lo que podría ocurrir a partir de la apertura de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos. ¿Volverán los americanos a apoderarse de todo? les preguntamos. Una de las primas de Richard no dudó en decir, “Eso no va a pasar aquí. Olvídate de eso.” Ella, como muchos otros, se siente segura de que los cubanos sabrán cómo mantener su espíritu independiente y rebelde en el futuro.

Seguimos a Matanzas, donde el famoso creador de libros artesanales, Rolando Estévez, una amigo de muchos años, ahora lleva una editorial independiente llamada El Fortín. Estévez nos invitó a participar en una tarde de música, literatura, danza, y arte en el histórico Museo Farmacéutico, una joya arquitectónica que se ha preservado en ámbar. Él mismo hizo un performance dramático del bello y desgarrador poema de Dulce María Loynaz, “Eternidad.” Con las palabras, “Para ti lo infinito o nada,” a muchos se nos salieron las lágrimas. (El poema lo pueden leer al final de esta carta.)

1a Cuba June 2015-IMG_2972

Hubo más lágrimas en el viaje de regreso a La Habana cuando el chofer Eduardo tuvo que parar en la carretera para recibir un mensaje del hijo de su exesposa de dieciocho años. La exesposa se había ido a Canadá para quedarse el día anterior sin decírselo a nadie. Eduardo se mostró muy dolido. Trató de controlarse pero se le saltaron las lágrimas y nosotros también queríamos llorar con él de entrada en la ciudad, pasando por el Malecón, desesperadamente intentando aguantar la gran fuerza del mar.

La última noche fuimos al Café Madrigal, creación de Rafael Rosales, un cineasta, que hace dos años abrió sus puertas y ha llenado el espacio de altos techos con grandes obras de arte, antiguas máquinas de escribir y proyectores de cine, transformando el bidet en una maceta para sus plantas. Con nosotros estuvo otra amiga de muchos años, Rocío García, que fue becada para estudiar arte durante siete años en San Petersburgo cuando todavía se llamaba Leningrado. Dio la casualidad que una de las amigas rusas de Rocío estaba de visita y entre vodkas y frituras de malanga hablamos de nuestras esperanzas pesimistas para el futuro, Rocío traduciendo del español al ruso. Sólo en Cuba, pensamos, tantas idiomas, culturas, y geopolíticas podían coincidir de una forma tan natural.

Por Rocío García
Por Rocío García

El vuelo de regreso a Miami se atrasó cinco horas. Habíamos llegado tres horas antes de la partida, como nos había pedido la línea aérea, así que tuvimos una larga espera en el limbo antes de irnos de Cuba. Richard necesitaba fumar un cigarro. Algo inesperado había pasado en Cuba—¡ya no era posible fumar en el aeropuerto! Pero junto con varios otros, incluyendo empleados del aeropuerto, Richard pudo fumar rapidito en el baño del aeropuerto. Otra vez, sólo en Cuba.

Hemos regresado de este viaje inspirados. Vimos muchas posibilidades para tender puentes entre escritores, artistas, músicos y cubanos y cubanas de diferentes estilos de vida y diferentes lugares de residencia. Compartiremos con ustedes éstas y otras historias en nuestros próximos blogs. Esperamos sus reacciones y agradecemos a todos ustedes de corazón que también son creadores de puentes.

Gracias y abrazos,
Ruth

[Gracias a Ariana Hernández-Reguant y Gabriela Jauregui por revisar este texto.]

Dulce María Loynaz
De Versos, 1920-1938 (1938)

ETERNIDAD

No quiero, si es posible, que mi beneficio desaparezca,
sino que viva y dure toda la vida de mi amigo.

SÉNECA

En mi jardín hay rosas:
Yo no te quiero dar
las rosas que mañana…
Mañana no tendrás.

En mi jardín hay pájaros
con cantos de cristal:
No te los doy, que tienen
alas para volar…

En mi jardín abejas
labran fino panal:
¡Dulzura de un minuto…
no te la quiero dar!

Para ti lo infinito
o nada; lo inmortal
o esta muda tristeza
que no comprenderás…

La tristeza sin nombre
de no tener que dar
a quien lleva en la frente
algo de eternidad…

Deja, deja el jardín…
no toques el rosal:
Las cosas que se mueren
no se deben tocar.

21 responses to “Gracias y una pequeña crónica de nuestro viaje a Cuba”

  1. Sandra says:

    What a wonderful visit! So promising.

  2. Dena Langdon says:

    Thank you so much for sharing these experiences, photographs, and poetry. I am delighted that Richard feels he has two homes now. I know his search will continue.

  3. Gracias, Ruth and Richard, por esta iniciativa extraordinaria… y tan hermosamente llevada a cabo. Este espacio para compartir recuerdos, emociones, sentimientos, creatividad y amistades debe permitirnos construir esperanza a pesar de todos los pesares. Gracias.
    Disfrute cada momento del viaje gracias a la lucida descripcion y a las similitudes con mis experiencias en viajes recientes a Cuba. Y gracias por el poema de Dulce Maria.
    Enhorabuena. Espero leer muchas entradas mas.
    En solidaridad y amistad
    Alma Flor Ada

  4. Myra says:

    Very inspirational. I was very touched reading your article. You were so descriptive that I felt I was along for the journey. Although I left Cuba when I was 7 yrs old ( 44 yrs ago ) I have such a passion and love for the country and the people. Thank you for reminding me of the beauty that our island possesses.

  5. cari says:

    Thank you for sharing your trip with us. Please print the poem in its original Spanish form.

    • Behar Blanco says:

      Hi Cari, the whole blog is available in Spanish. On the sidebar you’ll see tabs for the English and Spanish versions. Thanks so much for reading!

  6. Sonia says:

    Thank you so much for sharing, I look forward to the next post
    You as well as Richard are amazing.

    Always sending love &.light ..
    Sonia
    oxo

    • Bob says:

      son muy valientes,se meercen el reconocimiento internacional por su ardua labor contra el regimen de los castros,pero el mundo civilizado,esta enfrascado en otras cosas,y siempre los derechos humanos van hacer mancillados por los poderes economicos de los paises en desarrollo,a cuba la salvan los cubanos,como, no se,la rebelion en masa contra la injusticia,y como dice el himno de la patria,Al combate corred bayameses,que la patria os comtempla orgullosa,a no dejar que el gobierno de espana,siga apoyando la dictadura,y sacarlos de cuba siempre,una vez mas,como hicieron los patriotas de Bayameses en su epoca,ya saben como.

  7. Lee Doyle says:

    I feel the preciousness of my gay culture as the world shifts to inclusion. What lies before me is unknown, perhaps unwelcome. I loved the private separateness that I can’t describe to new community. They’ll never know the rich culture we lived. I’m reluctant to open those doors to change.

  8. roberto says:

    Ruth, Ricardo: gracias por la carta con la información de su reciente y emotivo viaje a Cuba. Me encantan las fotografías de las familias, de los artistas, de los escritores, y de ustedes. !Qué bello el poema de Dulce María! Muy a propósito de su aventura, allá donde subsiste el recuerdo como subsisten igualmente las memorias aquí.
    No hay diferencia entre cubanos. Es algo que se debe considerar seriamente al comenzar a construir puentes.
    Creo que el arte es un aliado, no tan sólo un vehículo, del acercamiento que se nos viene encima.
    Felicidades y sigan construyendo puentes.

    roberto g. brito santaló
    (Salí de Cuba a principios de 1962, a los quince años.)

  9. Ana Veciana-Suarez says:

    Sounds so wonderful. So glad you got to do this. I really envy you.

  10. Julio Benitez says:

    I cannot describe how I feel after Reading your cronicle. I have tears and emotions. I am Cuban and had bad experiences because I was jailed as part of a Human Rights Group I barely knew it. I could have hate in my heart but I can. Cuba is my homeland and I don.t doubt you had a great time and there are a lot of great people in Cuba too. I felt I was traveling with you. I was with this poet and his family, the Friends, the writers. I enjoyed. What to say.

  11. Diana Wang says:

    querida Ruth,
    qué conmovedora la crónica. Conseguís conmoverme hondamente. Aunque no tengo nada que ver personalmente con Cuba, es parte de estas movidas de desarraigos y expulsiones que nos han llevado de aquí para allá. A los judíos. Pero no solamente. A los expulsados. A los desplazados. A los refugiados. Para todos estos millones y millones de seres, tu regreso es parte de un sueño compartido. Qué sanador que lo puedas estar haciendo. Gracias por ponerlo en palabras y por permitirme subirme, un ratito, a ese puente. Con cariño, Diana

  12. Minu Mathew says:

    Thank you for this blog, and for the initiative. I am an Indian who lived in the US and now I am in London. I can resonate so much with the scenes in Cuba, and the experiences of Cubans. I have read Margerita Engle’s books and loved them all. Something about Cuba attracts me to it. I wish you all the very best!

  13. Deborah Lang says:

    Lovely, beautiful blog, i would love to go to Cuba one day. I am so interested in everyihing. Please keep this blog open to try and inform Americans about the true Cuba, and relations with America l. God bless.

  14. betty says:

    GRACIAS por la bella iniciativa y el poema. Conozen la cancion ” Flores,flores, ahi vienen Las Jardineras, vienen regando flores”? Esta cancion se las mando a ustedes.”puentes, puentes, ahi vienen los poetas, vienen construyendo puentes!”

  15. María Antonia Garcés says:

    ¡Bellísima historia, Ruth! Gracias por compartirla con nosotros. Nos llevaste contigo en tu viaje a Cuba, compartimos sus emociones, el encuentro con parientes y amigos, escritores y artistas.
    Favor publicar el poema de Dulce María Loynaz en español.
    El blog es maravilloso.

  16. Laura Hull says:

    This project nurtures the garden of creativity – that transcends political lines, language differences, and so many other separations we impose on ourselves – you’ve created a safe space for exploration, growth, curiosity and hope. May all who enter be touched by something beautiful, and be inspired to leave words from the heart. I look forward to watching the ‘mosaic’ appear and hope there become ways to participate (maybe a side project built with offered words and ideas.)
    Blessings to those with hearts unblind!

  17. Ani Adams says:

    Lindas palabras con tantos cuentos… Fue una vida bella, Llena de los colores de Mandavillas y el olor de los Tamaleros… Siempre feliz cerca de las playas de Miramar y alrededor a nuestras familias…con las conversaciones en Espanol y Judio….~ ???

  18. Gracias por todos los puentes que a lo largo de todo el tiempo han construido y han inspirado a otros a colaborar en su construcción.
    Ya hablaremos más de un proyecto en marcha.
    Muchas gracias por este blog,
    un abrazo desde La Habana,
    Esther

  19. Christian says:

    I felt that this was a very interesting and powerful piece in the sense that it promotes a lot of positivity and hope for a lot of people. After leaving and seeing all the possibilities of bridges amongst various shows how there are multiple people working together at the same goal, which is an inspiring pieces. It shows how these bridges are being built allowing for people to relate and connect with one another. Within this story, I also liked the use of all the pictures and how they seemed to relate with each moment that was being talked about. For me, that seemed to give me an even better understanding of the trip as a whole, and the experiences that went along with it.

Leave a Reply to betty Cancel reply